Un idioma vivo para Europa

Colaboran

Colabora

En el marco de la Presidencia Española UE 2010

Ministerio de Cultura - Madrid (España)
29 y 30 de abril de 2010

IV Acta Internacional de la Lengua Española
Un idioma vivo para Europa

Un idioma vivo para Europa

Más de medio siglo después de creada, la UE es una comunidad de 500 millones de habitantes, integrada por 27 Estados que aportan al acerbo europeo las 23 lenguas oficiales reconocidas por los organismos comunitarios. Estos ámbitos lingüísticos, incluido el idioma español, representan el mismo número áreas políticas, económicas y culturales que, con diversas fortalezas y debilidades, trabajan para lograr cada vez mayores cotas de negocio, prestigio e influencia en el seno de la UE. 

El español, como lengua que aporta a Europa cerca de 50 millones de habitantes y que representa a otros 400 millones de hispanohablantes, está llamado a ser, de forma efectiva, uno de los principales idiomas de trabajo comunitarios y una lengua de referencia para el intercambio económico y cultural entre los Estados miembros, al igual que entre éstos y el resto del mundo. Así lo demuestran la creciente demanda de aprendizaje de español en las principales áreas de negocio de la UE, Estados Unidos y las nuevas economías emergentes,  y el notable despegue de las industrias culturales en español dentro y fuera del ámbito europeo.

La lengua española ha sido durante siglos el vehículo que ha permitido transmitir la cultura hispana, en sus múltiples facetas, al resto de Europa, de la que se ha nutrido, pero a la que también ha aportado la considerable riqueza que representa el genio de sus creadores y el valor de sus industrias culturales. Más recientemente, gracias a la irrupción de las nuevas tecnologías y a la galopante internacionalización de las economías, el español ha demostrando ser, además, un instrumento válido para la transmisión de la información y el conocimiento científico-tecnológico, dos aspectos determinantes para el desarrollo futuro de una lengua en pleno crecimiento demográfico e internacional.

Pero al español y a sus industrias culturales todavía les queda un gran trecho por recorrer en Europa. A propósito de la situación del español en el ámbito comunitario, en la "Guía del Departamento de Lengua Española" elaborada por expertos y traductores de la Dirección  General de Traducción de la Comisión Europea, se destaca que, "la situación del español en las instituciones comunitarias contrasta con el papel que desempeña, en su calidad de lengua internacional, en el resto del mundo. Su limitada utilización en el ámbito institucional comunitario lo sitúa en la práctica a la zaga de las lenguas que tienen un mayor peso político (el inglés, el francés y el alemán), en una posición intermedia (junto con el italiano) por delante de las demás lenguas oficiales”. El caso del español en la UE es atípico por tratarse de un ‘gigante’ mundial que ocupa una posición relativamente secundaria en la Unión Europea.

Tal como se recoge en el citado documento, “el carácter multinacional del español, su presencia efectiva en el plano internacional y la propia lógica de la globalización imponen la necesidad de buscar una mayor convergencia entre el español institucional comunitario y el utilizado en los organismos internacionales y en los países de habla española”.

Para que esta proyección del español comunitario sea posible, es preciso consolidar aspectos como la coordinación y los vínculos interinstitucionales en los diversos foros y organismos políticos, económicos y culturales de la UE. Al mismo tiempo, cabe reforzar la creciente visibilidad del español en el espacio público europeo, de forma que se contribuya a potenciar su indudable aptitud para operar como lengua de trabajo en la UE. Pero todo ello depende, al menos, de la decidida puesta en práctica de una política que, de forma sistemática, sostenga y promueva la presencia de la lengua española en el espacio institucional y en el entramado político de la UE.

Conscientes de lo anterior y en el marco de la presidencia española de la Unión Europea, el Ministerio de Cultura, la Fundación Cajasol y la Fundación Biblioteca de Literatura Universal (BLU), organizan la IV ACTA INTERNACIONAL DE LA LENGUA ESPAÑOLA, un congreso que tendrá lugar en Madrid los días 29 y 30 del presente mes de abril. Bajo el lema Un idioma vivo para Europa, y en marco de la Presidencia Española de la UE 2010, expertos europeos de diversas disciplinas analizarán la situación y las posibilidades futuras de la lengua y la cultura españolas, en particular de sus industrias culturales, en el contexto europeo. Las conclusiones de este congreso, que cuenta con el apoyo del Instituto Cervantes, serán enviadas a gobiernos, instituciones y personalidades relacionadas con la promoción y el cuidado del idioma español y sus industrias afines.  

Las cuatro ponencias centrales

Con algunos cambios respecto a los tres primeros congresos, la IV ACTA INTERNACIONAL DE LA LENGUA ESPAÑOLA, que llevará por título "Un idioma vivo para Europa", girará en torno a cuatro ponencias centrales:

        * Expansión de la lengua española en Europa

          Carmen Caffarel, directora del Instituto Cervantes                             

        * La industria editorial europea

          Federico Motta, presidente de la Federación Europea de Editores

        * Legado cultural de España a Europa.

          Luis Alberto de Cuenca, director literario de la Fundación Biblioteca de Literatura Universal  

        * Valor económico de la lengua española en Europa

          Javier Nadal, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Telefónica                                   

Estas cuatro ponencias podrán ser escuchadas por todos los asistentes al congreso. Al final de las mismas habrá una mesa redonda en la que tomárán parte los ponentes y los congresistas.

NOTA: Quienes estén interesados en enviar comunicaciones a la IV ACTA INTERNACIONAL DE LA LENGUA ESPAÑOLA pueden hacerlo a info@actaslengua.org